Cada vez más, nuevos destinos se suman a brindar productos y facilidades para aquellas personas con movilidad reducida. "En el país se está trabajando con mucha fuerza, aunque todavía falta un largo camino que recorrer", señala Alejandro Lopez, fundador de la Red de Turismo Accesible, y agrega que "las principales barreras son las culturales y sociales, como la falta de capacitación en los recursos humanos".

 

¿Cómo elegir un lugar para ir de vacaciones si tengo algún tipo de movilidad reducida? ¿Cuánto se acortan las opciones? ¿Cuántas insatisfacciones trae para aquella persona no poder disfrutar y ejercer su derecho al turismo y pleno disfrute? Estos son algunos de los interrogantes que alrededor del 15 % de la población mundial debe plantearse a la hora de planear su viaje. La misma pregunta que se hacían Alejandro López y su hermano Pablo, que padece una parálisis cerebral de nacimiento, cada vez que tenían que elegir unas vacaciones familiares. A través de vivir esta situación en carne propia, y notar la falta de información que había desde los recursos humanos y productos turísticos, se dedicó a estudiar turismo y especializarse en accesibilidad. Hoy es el fundador y uno de los socios de la Red de Turismo Accesible, un proyecto que brinda información sobre la oferta turística argentina, especialmente a personas con discapacidad; asiste a organismos públicos y privados; y viaja por el país y el mundo, brindando charlas y congresos para fomentar el turismo "para todos".

 

¿Qué es el turismo accesible? Formalmente se lo entiende como el "complejo de actividades originadas durante el tiempo libre, orientado al turismo y la recreación, que posibilitan la plena integración- desde la óptica funcional y psicológica- de las personas con movilidad y/o comunicación reducidas, obteniendo durante las mismas la satisfacción individual y social del visitante y una mejor calidad de vida", según la Ley Nacional de Turismo Accesible 25.643. Alejandro López explica que está destinado no solamente a personas no videntes o en sillas de ruedas, sino a todos aquellos que crónica o temporariamente padecen una reducción en su movilidad, como mujeres embarazadas, padres con cochecitos de bebé, ancianos, etc.

 

"En Argentina el turismo accesible se está tomando como una política de Estado", señala Alejandro, quien analiza que en esta materia el país está "bastante bien posicionado con respecto al resto del mundo, se está trabajando y apostando muy fuerte, aunque falta todo un camino por recorrer". El Artículo 2 de la Ley Nacional de Turismo 25.997 tiene a la accesibilidad como uno de sus principios rectores y exhorta a "propender a la eliminación de las barreras que impidan el uso y disfrute de la actividad turística por todos los sectores de la sociedad, incentivando la equiparación de oportunidades".

 

Además, hay una bajada de línea internacional con respecto a la preocupación e importancia sobre este tema. En el 2013, la Organización Mundial de Turismo aprobó recomendaciones sobre turismo accesible en las que se "promueve la puesta en marcha de un proceso de colaboración entre las distintas partes interesadas del sector para que las personas con necesidades especiales de accesibilidad puedan disfrutar con autonomía de productos, servicios y medios turísticos pensados para todas las personas." En esa ocasión, el Secretario General de la OMT, Taleb Rifai, había afirmado que la accesibilidad es un elemento central de cualquier política turística responsable y sostenible, "pero además constituye un imperativo en el campo de los derechos humanos y una oportunidad de negocios formidable".

 

Los beneficios son también económicos

 

Las personas con discapacidad no son las únicas beneficiadas con medidas y acciones que promuevan y hagan factible el turismo accesible, sino también toda la industria turística. Se estima que en el mundo hay mil millones de personas que padecen algún tipo de discapacidad, lo cual representa un 15% del planeta, y más de dos millones en la Argentina. "Si se considera que aquellas personas suelen viajar acompañadas, estos números pueden duplicarse o incluso triplicarse", comenta Alejandro López. "El turismo accesible es también una cuestión estratégica y de negocios".

 

Este gran porcentaje de la población conforma un nicho atractivo para potenciar el turismo accesible, no sólo por su cantidad de demanda, sino también porque se destacan en su nivel de fidelización, agrega el director de Red de Turismo Accesible. "Los pocos espacios que existen son muy valorados por los clientes, que suelen volver al mismo lugar, donde se sintieron cómodos y pudieron cubrir todas sus necesidades, para no correr el riesgo de llegar a un hotel en plena temporada y enterarse de que no es accesible".

 

Barreras sociales y culturales.

 

Alejandro López, que además de ser fundador de la Red es docente en la Universidad Nacional de Avellaneda de la cátedra Turismo Accesible, sostiene que las barreras que más se deben superar son las "culturales y sociales", como la capacitación de los recursos humanos y la concientización de la gente en respetar los espacios de personas con discapacidades. "Si una ciudad tiene rampas pero los conductores las obstruyen con sus vehículos, de nada sirvió haber superado una barrera física. Donde hubo accesibilidad después vino el ciudadano común y generó una barreta donde no la había", explica.

 

A su vez, agrega que lo más importante es que los recursos humanos estén capacitados para poder orientar a las personas con discapacidades e informar sobre transportes, restaurants y hoteles accesibles. Y agrega una crítica a la educación universitaria: "Yo doy cátedra de Turismo Accesible en la Universidad de Avellaneda, pero no sé cuantas más tienen este tema como materia, debería tener más presencia".

 

Subir la montaña y ver las nubes desde arriba, por primera vez

 

Pablo López, hermano de Alejandro, padece desde hace 36 años una parálisis cerebral. Cuenta Alejandro que siempre fue complicado planear las vacaciones familiares debido a la falta de información y de una cadena de accesibilidad (que abarca transporte desde, hacia y dentro del lugar, hoteles, servicios turísticos, restaurantes, entre otros). Sin embargo, hace unos años tuvo una de esas experiencias inolvidables que regala la vida. Hicieron juntos una excursión a Santa Rosa de Calamuchita, cuando aún este destino no había empezado a trabajar en materia de accesibilidad. Se alojaron en la cabaña "totalmente accesible" de un amigo, y subieron al Cerro Los Linderos, que brinda la posibilidad de acceder hasta la cima con vehículo. "Mi hermano nunca había subido a una montaña, y dio la casualidad de que el día estaba nublado, lo que le permitió ver por primera vez las nubes desde arriba y no desde abajo. Fue una experiencia que disfrutó casi diez veces más que una persona que no tiene estas limitaciones", recuerda. "De eso se trata la accesibilidad, de la posibilidad de disfrutar de diversos atractivos con ciertas condiciones de accesibilidad, y para eso es importante que el recurso humano esté capacitado y pueda brindar toda la información necesaria. El compromiso tiene que ser de todos".

 

Guía Integral de Turismo en la Ciudad de Buenos Aires

 

El año pasado se elaboró la Guía Integral de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires, de cuya elaboración formó parte Alejandro López, quien también se desempeña como Asesor de Turismo Accesible en la Defensoría del Turista, un Programa de la Defensoría del Pueblo de la ciudad. "Decidimos hacer esta guía al notar que todas las otras que existen brindan información turística accesible y excluyen todos aquellos lugares que no cuentan con accesibilidad, como baños adecuados, o rampas. Tal es el caso del Café Tortoni, que al no ser accesible no aparece en la guía. Pensamos en hacer esta nueva guía en la que se puede encontrar toda la información, tanto de lugares accesibles como de los que no lo son, con el detalle de los servicios que ofrece cada uno y las barreras que se van a encontrar, para no coartar la libertad de la persona discapacitada de elegir qué quiere hacer. Por eso la llamamos 'integral' y no 'accesible'", concluye Alejandro. Se puede acceder a la guía a través de la página www.defensoriaturista.org.ar/archivos/guia-integral-turismo-ciudad-de-buenos-aires.pdf.

 

Ejemplos de inclusión

 

Hay varios destinos argentinos que están avanzando en materia de accesibilidad y demuestran lograr resultados positivos, como localidades de Santa Rosa de Calamuchita y Las Cumbres, que comenzaron en el 2011 a trabajar para volverse más accesibles. Otro ejemplo es el Parque Nacional Iguazú, donde el Área Cataratas puede ser recorrido en más de un 90% en sillas de ruedas. Puerto Madryn es otro de los referentes en turismo accesible en el país, donde hay actividades para todos, como buceo y snorkelling con lobos marinos especiales para personas no videntes; excursiones de avistaje de toninas overas para gente en silla de ruedas; como también playas y establecimientos gastronómicos y hoteleros accesibles. También se destacan, según comenta Alejandro López, los destinos de Tierra del Fuego, Entre Ríos y Mendoza, entre otros

 

Fuente:  Hostnews

 

26 de Junio de 2014

Manifiesto de Turismo Accesible

OMT

Logo Organizacion Mundial de Turismo

Guía de Turismo Integral

Descargar la guía de Turismo Integral de la Defensoría del Turista

Cuanto más te Informas, Mejor Viajas"

 'Cuanto Más te Informas , Mejor Viajas'

Sedes

Sede San Telmo

 
 
Defensa 1250
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel. (54911) 2017–6845
Radio 54* 157 * 667
Defensa 1302
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel. (5411) 4307 5102/4646
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Sede Palermo

 
Beruti 3345
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel. (5411) 4014-1949
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Sede Recoleta

 
 
Presidente. Juan M. Quintana y Presidente R. M. Ortiz
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel. (54911) 2017–6849
Radio 54 * 157* 965
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Sede La Boca

 
 
Av. Pedro de Mendoza 1835
(Museo Benito Q. Martín)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel. (5411)4302-7816
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Sede Cruceros

 
 
Av. Ramón Castillo y Av. de los Inmigrantes
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel. (5411) 2027-8203
Radio 54*157*85

Sede Puerto Madero

 
 
Av. Alicia Moreau de Justo 200 (Dique 4)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
(54911) 2017-6846
54*157*797
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.