La participación de la Defensoría del Turista en los Juegos Olímpicos de la Juventud

 

Atendieron reclamos de los extranjeros que venían a presenciar las actividades y también asistieron a las delegaciones.

Durante los doce días que duraron los Juegos Olímpicos de la Juventud, la Defensoría del Turista de la Ciudad a cargo de José Palmiotti, tuvo presencia en los cuatros en los que hubo actividad en la Ciudad de Buenos Aires (Parque Olímpico, Verde, Urbano y Sarmiento).

 

Se atendieron más de 60 reclamos relacionados con el sector turístico, desde extravío de pasaportes, pasando por demoras en accesos hasta falta de cumplimiento en la prioridad a embarazadas y personas con discapacidad, sumados a otra centena de reclamos de cuestiones ajenas al turismo y que no revestían gravedad, los cuales fueron derivados a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.

 

El personal de la Defensoría presente en cada espacio destinado a los Juegos actuó en coordinación con el personal a cargo de los diferentes sectores de los parques olímpicos. Sortearon las dificultades presentadas pudiendo así cumplir con la protección de los derechos de los espectadores.

 

Se presentaron situaciones llamativas como la de una familia uruguaya que se había registrado online a través de la web de la organización y cuando llegaron en auto luego de casi 8 horas y 600 kilómetros desde Montevideo les informaron que no quedaban pases olímpicos disponibles. El padre de la familia, de nombre Ignacio, se comunicó con la Defensoría del Turista y se realizaron las gestiones necesarias para que junto con su esposa Jimena y sus dos hijas pudiesen ingresar a los parques.

 

También se intervino al ser contactados por integrantes de las delegaciones de Islandia y Austria quienes manifestaron el extravío de pasaportes de los atletas durante las noches donde muchos aprovecharon de su tiempo libre para conocer la Ciudad. En estos casos se colaboró para la realización de las diligencias necesarias a fin de recuperar los documentos.

 

Inclusive hubo turistas que aprovecharon la oportunidad para gestionar reclamos sobre acontecimientos ocurridos durante el mundial de fútbol de Rusia, como el caso de un hombre, quien a su llegada a Moscú encontró que sus pertenencias habían sido extraviadas y aún está aguardando el pago de la reparación que fue prometida por la empresa de transporte aéreo.

 

A la vez, uno de los aspectos que llevó preocupación fue la tentativa de robo que sufrió el presidente del Comité Olímpico de Finlandia, a quien en la zona de Retiro trataron de sustraerle un reloj de una reconocida marca internacional.

 

FUENTE: CLARIN