Jornada a favor del Turismo Accesible por el Día de las Personas con Discapacidad.

 

La Defensoría del Turista de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires organizó y realizó ayer la jornada virtual de turismo y discapacidad “Necesidades y Requerimientos para el Desarrollo del Turismo Accesible”. En la semana de conmemoración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, bajo el lema UN DÍA PARA TODOS, se espera visibilizar el derecho a UN TURISMO PARA TODOS.

Por esa razón, se llevó a cabo esta actividad académica que consistió en la realización de un encuentro virtual de dos horas, dirigida al público en general, con una intérprete de Lengua de Señas Argentina (LSA) para permitir la comunicación y comprensión entre todos los disertantes y participantes.

El evento, que contó con la participación de más de 65 personas de todo el país, estuvo dividido en dos paneles: en el primero, disertaron expertos en materia de turismo representando a la Defensoría del Turista de la CABA, al Ministerio de Turismo y Deporte de la Nación, y a la Cámara Argentina de Turismo (CAT). En el segundo, se contaron las experiencias de personas con discapacidad (PCD) en primera persona sobre cómo es gozar de un espacio de esparcimiento adecuado a sus necesidades en el turismo.

La apertura del evento estuvo a cargo de la Dra. Cintia Bruno, directora de la Conducción Ejecutiva de Derechos del Turista de la Defensoría del Pueblo de CABA, quien luego de agradecer la participación de todos, explicó que esta jornada fue la culminación de un trabajo de concientización y reflexión que realizó el organismo durante una semana a través de la publicación de material gráfico en las diversas redes sociales, sobre los derechos de las personas con discapacidad y su inclusión.

Bruno destacó que parte del rol de la Defensoría del Turista es velar por el cumplimiento, difusión y respeto de los derechos de las personas con discapacidad, previsto en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que entró en vigor en la Argentina en 2008  mediante la ley Nº26.378. Asimismo, hizo especial hincapié en el respeto a la dignidad inherente de cada una de las personas, que hace a la esencia misma de asegurar los derechos y así poder trabajar para eliminar barreras asegurando un turismo para todos. Agregó que la Declaración Universal de Derechos Humanos expresa el derecho al ocio, al disfrute del tiempo libre, lo que lleva a la necesidad del ejercicio del turismo y que este sea para para todos.

Seguidamente, el Lic. Alejandro López, responsable del área de Turismo Accesible de la Defensoría del Turista porteña, inició el primer panel a través de la descripción de los derechos de las personas con discapacidad desde las normativas y el rol de la Defensoría del Turista en esta área. También, contó que el 3 de diciembre fue declarado el día de las Personas con Discapacidad en 1992 por la Asamblea General de Naciones Unidas con el objetivo de promover sus derechos y su bienestar en todos los ámbitos de la sociedad y el desarrollo sobre todos los aspectos de la vida política, social y económica.

El especialista confesó que si bien el Covid 19 complicó en muchos aspectos, también acarreó nuevas oportunidades para el desarrollo del turismo accesible, con un cambio de gestión y de mirada más social y más comprensible. De eso modo, nace un enorme compromiso del sector privado para generar un sector turístico más integrado. En la actualidad, el turismo accesible tiene presencia en la agenda nacional, por lo que se hicieron muchas acciones para favorecer y fomentar esta temática, y que abunden las oportunidades para todos, y en especial para las personas con discapacidad, que aún quedan excluidas de tantas actividades.

López asume que la discapacidad forma parte del mundo más próximo, que es el otro, que es una construcción colectiva que debe nacer desde lo individual, para que tenga una base sólida. Y que todo lo que se haga sea por, para y con las personas con discapacidad,  que son mucho más vulnerables en todos los aspectos de la sociedad. Solo así, entonces, se podrá hacer un día para todos, un turismo para todos.

Seguidamente, la Lic. Gabriela Barón, directora de Formación de la Subsecretaría de Calidad, Accesibilidad y Sustentabilidad del Turismo Nacional, del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, dio a conocer la formación en Turismo Accesible que emprende su organismo, con el objetivo de visibilizar, sensibilizar y formar a la sociedad y en especial a los profesionales del turismo a través de distintos programas.

La funcionaria destacó que uno los principios rectores de la Ley de Turismo Nº25.997, es la accesibilidad, ya sea física como económica, y a la eliminación de las barreras que impidan el uso y disfrute de la actividad turística por todos los sectores de la sociedad, incentivando la equiparación de oportunidades. Por lo que asegura que esta gestión del MINTUR retomó y fortaleció estos preceptos.

En consecuencia, se realizan diferentes capacitaciones en relación a la accesibilidad. Una de ellas fue impulsada en marzo, mediante una reunión con todos los referentes de capacitación y formación de las distintas provincias con las temáticas que querían incluir en su propuesta informativa. Una de las más recurrentes fue la accesibilidad, porque el panorama general en relación a la vulnerabilidad de las personas con discapacidad y en el contexto del Covid 19, era algo que los destinos tenían que visibilizar y gestionar. De ese modo, se desarrolló un curso autogestionado en el campus de e-learning, que fue muy requerido tanto por el sector público como el privado. Tal es así que en la actualidad fue realizado por 28.178 personas.

Luego, en una segunda etapa, se llevó a cabo otra capacitación en el que se incorporaron especialistas de cada temática y fue destinado a un segmento más particular ya inserto en el mercado, con deseos de desarrollar el turismo accesible a través de distintos abordajes. También, como es una temática que se replantea a nivel mundial, países como Honduras, Chile y Ecuador requirieron que el MINTUR brinde aulas especiales destinadas a los prestadores de esos países para formarse y concientizarse sobre accesibilidad.

Sin embargo, Barón admite que aún después de quince años transcurridos de declararse la accesibilidad como principio rector en la actividad, hay mucho trabajo a realizar. Sin embargo, las pequeñas acciones que se llevan adelante son cimientos para que todos los futuros profesionales puedan desarrollar sus ideas y emprendimientos vinculados a la accesibilidad. Para terminar, presentó un video de sensibilización realizado por el Instituto Nacional de Promoción Turística para el día de las Personas con Discapacidad.

Finalizando este panel, el Sr. Aldo Elías, Presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), presentó los nuevos desafíos del turismo accesible y las acciones que se están llevando a cabo desde la Comisión de Turismo Accesible de la CAT. Al respecto, explicó que el sentido de la misma es formar un equipo de trabajo incentivado y comprometido a hacer un mundo mejor, a través de tres ideas fuertes básicas: relevar la oferta del turismo accesible en país, relevar la oferta académica en relación a la accesibilidad en Argentina y, a partir de ello, generar herramientas para profundizar ambas.

Elías propone el desarrollo inteligente y de vocación para llevar adelante acciones concretas que brinden todas las necesidades para las personas con discapacidad temporal o permanente. Por eso, sostiene que es importante trabajar con un equipo académico porque de esa manera cada vez más personas entenderán la importancia del turismo accesible, que cumple una doble función: propiciar las condiciones para que las personas con discapacidad puedan disfrutar del turismo, y desarrollar la actividad económica que este rubro proporciona al país, siendo el cuarto exportador principal de Argentina, generador de divisas y de empleo.

Por otro lado, la Comisión desarrolló una biblioteca virtual de los manuales y la normativa relacionada a la accesibilidad en turismo, que incluso sorprendió a la Organización Mundial de Turismo, quien intentará desarrollarla en el 2021. Esta herramienta permite a los prestadores turísticos afianzar dos pilares fundamentales en relación a la accesibilidad: la confianza y la certeza. Por otro lado, la Comisión, que está abierta a toda persona que desee aportar ideas, organiza reuniones con personalidades destacadas (prestadores, funcionarios, profesionales, académicos) llamadas “Hablemos de Turismo Accesible”, en las que se busca visibilizar el tema e intercambiar opiniones que contribuyan a la actividad.

Luego, se hizo inicio al segundo panel, en el que personas con discapacidad narraron sus experiencias turísticas. Inició Rocío González Ferro, PCD motriz FHL1 y quien desde los ocho años se maneja en silla de ruedas por distrofia muscular. Ante sus deseos de poder aportar algo para que el mundo cambie, se inscribió en la carrera de turismo y hotelería, ya que le apasiona viajar pero para ella es difícil. Eso se debe a que cuando llega a un atractivo, no hay buses ni baños accesibles, hay escaleras, se debe llamar a los establecimientos o a las agencias para informarse sobre las puertas para saber si su silla cabe, entre otras cosas, lo que acarrea, según ella, que una persona esté desmotivada para viajar.

En ese sentido, contó su experiencia en viajes que realizó al exterior con su familia, en los que en reiteradas ocasiones, ya sea en alojamientos, excursiones o restaurantes, se encontró con obstáculos a pesar de haber sido informada de antemano que eran accesibles.

Rocío asegura que la mejor manera de mejorar la experiencia turística primero es siendo sinceros, sin necesidad de mentir porque admite que es feo como se siente una persona al encontrarse con los obstáculos en el lugar, la llena de frustración, enojo e ira. Y también admite que es muy importante el recurso humano, que eso sirve de paliativo.

Mediante la intérprete de Lengua de Señas, continuó Laura Lezcano, PCD auditiva desde los 4 años, quien describió a través de varios ejemplos de viaje la importancia que tiene para ella la información gráfica y escrita, los códigos QR, y la iluminación para poder ver bien, ya que no puede comunicarse a oscuras. Laura enfatiza que todas las personas con problemas auditivos, tienen una cultura visual, su historia, valores, tradición y toda su vida depende de ella.

De ese modo, explicó la gran cantidad de atractivos que perdió de disfrutar por no poder escuchar los altoparlantes, por ejemplo en una excursión a Calafate; o el peligro que corrió por no poder acceder a la información en zonas de riesgo, como en Misiones donde el guía advertía de manera hablada que había víboras detrás de ella. Por eso, enfatiza que las barreras de comunicación son fundamentales, porque eliminándolas ella podría disfrutar plenamente de todas las actividades turísticas.

Finalmente, Magalí Rossi, PCD visual, es estudiante de la licenciatura en educación y vive en el día a día junto a su perra guía. En sus viajes, le encanta salir con su familia, porque le brinda mucha información, le describe los paisajes, le prestan sus ojos que a través de la imaginación ella interpreta. Magalí lucha por la autonomía de las personas con discapacidad, para que en un futuro todo sea accesible, tratando de concientizar a todos para que pueda acceder como una turista más.

Magalí describió algunas de las barreras que se encontró en algunos de sus viajes, como el que quiso realizar a Tucumán junto a dos personas no videntes más, que no las dejaron subir al avión porque al asistir con un certificado de discapacidad no podían viajar solas y no tenían acompañante. O tener que llamar a los sitios para saber si puede acceder con su perra guía. Sin embargo, en su estadía en Colón, Entre Ríos, se sorprendió al saber que una de las playas era accesible y contaba con una silla anfibia, o que algunos museos cuentan con la información en braille o videos en lengua de señas. Para ella un mínimo detalle que denota que el turismo accesible está siendo posible. Y proyecta que el día que se deje de hablar de inclusión, quiere decir que en su diversidad los ven iguales.

Como observación, López concluyó que las personas con discapacidad muchas veces no viajan donde quieren sino donde pueden, ya que el límite es el entorno que rodea la discapacidad. Y agregó que las experiencias contadas rompen con el concepto de que las personas con discapacidad no viajan. De lo contrario, el turismo accesible posee una alta fidelización del cliente, ya que si uno se siente cómodo, vuelve, y posee un efecto multiplicador de su demanda, ya que generalmente viajan acompañados.

Finalizada la actividad, Bruno expresó que hay mucho por hacer y trabajar, pero lo importante es poder visualizar, fomentar y marcar el camino a recorrer para lograr el acceso a los servicios turísticos para todos. Y agregó que cuando se habla de personas con discapacidad, se habla de la relación que tienen con su entorno inaccesible. Las experiencias contadas por Rocío, Laura y Magalí  denotan la necesidad de mejorar las herramientas para romper esas barreras.  

Para cerrar, mencionó el concepto del respeto por la dignidad de la persona y la importancia de comunicar adecuadamente con mensajes claros y precisos en la contratación de los servicios turísticos. El código QR, los audios, el braille, entre otros, son cuestiones elementales para que puedan vivir el servicio turístico como cualquier otra persona.

A modo de cierre, la Dra. Susana Ayala, asesora de Derecho de la Defensoría del Turista porteña, tras agradecer a todos, resaltó que se habla de accesibilidad porque el ámbito público y privado está comprometido con las acciones que deben tomarse e impulsarse para que las personas con discapacidad puedan ver derribadas las barreras de prejuicios y de discriminación. El Covid-19 ayudó a actuar en un colectivo.  Y agregó que el camino hacia la inclusión se hace paso a paso, y destacó la valentía de manifestar cuestiones personales que enseñan a todos para que sea un turismo para todos. “Soñemos alto, soñemos fuerte y comprometámonos a que sea una realidad”, concluyó.