Alertan por robos de carteristas dentro de la terminal de Aeroparque

UN ESTADOUNIDENSE FUE ATACADO EN NOCHEBUENA


Hasta ahora, solo había denuncias de hurtos por “abrevalijas” y taxistas. Planean instalar un centro de atención para recibir quejas

JOSEFINA HAGELSTROM

El caso de Giancarlo Curioni, el ciudadano estadounidense al que el 24 de diciembre pasado le robaron la mochila dentro de Aeroparque, llamó la atención tanto por su espectacularidad -el turista se colgó del auto del o ladrón, lo hizo chocar, y recupero su mochila – como por su novedad como modalidad de robo.
Porque si bien las quejas respecto a robos de taxistas o “valijeros” en el aeropuerto metropolitano son recurrentes, el hurto dentro del recinto donde circulan miles de pasajeros es algo que hasta entonces no se había escuchado.

Turistas en Aeroparque

TRASTORNOS. Los equipajes vulnerados y la poca seguridad en el transporte público generan malestar

 

“En los aeropuertos argentinos, las quejas más importantes están vinculadas a los taxis y a los ‘abrevalijas’, pero al menos nosotros no teníamos registros de robos dentro de la terminal. Es una nueva modalidad”, dice Diego Benítez, abogado y presidente de la Asociación Argentina de Derecho del Turismo (Aadetur), que realiza informes de las principales quejas de los turistas desde 2005.

Para Benítez, esto supone una modalidad que se  extendió de Retiro a Aeroparque, porque si bien dentro de 1a terminal de micros o en Plaza San Martín se registran casos de robo, no pasa en los andenes donde circulan los pasajeros, como tampoco sucedía dentro del recinto aeroportuario.

En el último ‘informe  de Aadetur, la queja principal de los turistas  -sobre todo europeos y norteamericanos – estuvo vinculado a la circulación de moneda falsa que reciben de los “arbolitos” o de los taxistas, principalmente los que toman en Aeroparque.

Cuento del tío. “Es una modalidad que se va corriendo, en barrios turísticos como San Telmo pasa mucho que les tiren  mostaza encima, así los distraen y roban. En ese caso,le hicieron el ‘cuento del tío’, porque le preguntaron algo para distraerlo y sacarle el bolso”, dice por su parte Mario Pironi, subsecretario de Derechos del Turista de la Defensoría porteña que intervino.

Y si bien creen que el de Curioní fue un hecho aislado, no dejan de estar atentos. Incluso planean instalar una sede dentro del Aeroparque para recibir denuncias.

En el último informe de la defensoría, las presentaciones vinculadas a robos violentos, hurtos o arrebatos, resultaron más de la mitad de los casos.

Fuente: Diario Perfil  (Sección Sociedad –  4 de Enero de 2015)